Llámanos al 669493440

Los beneficios de los cereales en el pan

Por Origen Gourmet el 23 diciembre, 2016 en Picos, colines, rosquitos, regañás…, Recetas
0
0

El pan es un alimento imprescindible porque está elaborado con cereales que nos aportan hidratos de carbono, un nutriente necesario para mantener una perfecta salud y conseguir la energía necesaria para el día a día. A pesar de todo, existen infinidad de tipos de pan dependiendo de los cereales que se utilicen en su elaboración.

Cereales que se utilizan en el pan:

El trigo es el más utilizado y el tradicional que encontramos en todas las panaderías. Esto es así porque es un tipo de pan que tiene muy buena textura y un sabor sabroso. Su materia prima es el trigo y puede ser refinado o integral, dependiendo de la calidad de la harina y su elaboración.

La cebada y la avena son otro tipo que debemos tener en cuenta. Es cierto que se diferencian mucho en el pan de trigo debido a que la materia prima es otra. Sobre todo el pan de cebada es más insípido y compacto, mientras que el de avena es dulce y con una textura suave. Las propiedades ‘mágicas’ de la avena se centran fundamentalmente en dos. La primera es que contiene hidratos de carbono de bajo índice glucémico. Traducido quiere decir que son de absorción gradual y no nos producen altos picos de insulina en sangre, los ‘culpables’ (a muy grandes rasgos) de que nos entre hambre enseguida y asaltemos la nevera. Esto es muy bueno para deportistas, pero también para aquellas personas que están intentando perder algo de peso. Su segunda propiedad es que es un cereal rico en proteínas de alto valor biológico, más que el trigo común, por lo que nos proporciona más nutrientes. A todo ello hay que añadir una característica interesante, la avena es un cereal de fácil digestión, lo que le hace muy adecuado para personas con problemas gástricos o para deportistas. Una última cosa importante sobre este cereal es que no tiene gluten, por lo que es una opción muy buena para los celíacos.

El centeno es otro cereal que se utiliza muy a menudo a la hora de elaborar pan, y es que se trata de un cereal muy similar al trigo, pues tiene una textura suave y un sabor muy peculiar. Contiene gluten al igual que el pan de trigo, y un alto porcentaje de proteínas que le hacen ser uno de los panes más nutritivos que existe, ya que casi siempre en su elaboración se suele mezclar con otro tipo de semillas que aportan más nutrientes. Es un pan consistente y denso, lo que le dota de un poder de saciedad mayor.

El tritordeum es un nuevo cereal natural que nace de la combinación de un trigo duro (triticum durum) y una cebada silvestre (hordeum chilense) procedente de Chile y Argentina. Es un cereal de nueva creación que se comercializa en el mundo para el consumo humano. Contiene la luteína un antioxidante que protege los ojos de la degeneración macular y de los efectos nocivos de la luz del sol.

El maíz también se utiliza en la elaboración del pan. Su harina, al igual que la de cebada y avena no contiene gluten, por lo que suele mezclarse con otros tipos de harina para conseguir pan. Es un tipo de pan con un sabor dulce y suave, aunque su textura es más dura que el pan convencional. No es habitual utilizarlo como pan básico, aunque muchas culturas así lo han adoptado y es el pan de maíz lo que siempre acompaña su comida.

La soja también se utiliza como materia prima para la elaboración de pan, ya que es un tipo de harina que no contiene gluten. Aunque es cierto que se utiliza mezclada con otro tipo de harinas para dar más consistencia al pan y sabor. Aunque es un tipo de harina muy valorada en ciertas culturas e ideal para algunos platos.

La espelta es muy energética, sus hidratos son complejos, y aunque aporta menos calorías que el trigo común, tiene mayor contenido de proteínas de alto valor biológico. Asimismo, tiene menos grasas y un interesante contenido de vitaminas del grupo B.

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario